25 de noviembre de 2012

Principio

Exijo mi derecho
mi derecho a la contemplación.
Al ojo mágico de lo humano
lejano a la ciencia de lo objetivo.

Lo quiero mío
desde mi origen hacia el sentido
desde mi vorágine sellado
y enterrado en lo habitual.

Destrozar la cadena impuesta
por la felicidad vana
de ser un individuo mas
en la selva ciudadana y grís.

De un abandono injusto
y una muerte que fue mía.
Limpiar de mi arte los vicios
que infectaron mi sangre ayer.

Y retornar
al principio básico de unos pocos.
Saciar mi atormentada sed
a través de la raiz del silencio.

Oir el llanto armónico
decorado en el poema olvidado
e implorar un perdón inmerecido
a mis ojos que vieron lo invisible.

1 comentario:

Lichazul dijo...

esto es lo que demanda con fuerza y hasta fiereza una voz segura de su camino
ojalá muchos lograsen expresarla con esa vehemencia sin atropellar sus lenguas

bien Rodrigo, tu duende brilla y me gusta como lo has plasmado
felicitaciones