9 de octubre de 2012

Poema incompleto

Mujer cancionera sin estribillo
compañera del azar y sus destinos.
Cuanto tiempo quema en fuego y frío
a la mirada de tanto recorrido.

No se pueden contar los pétalos
que visten grácil la primavera.
Ni las gotas necesarias en la hoja
para revivir del tallo la alegría.

Probaría de forma exacta
que tu piel sigue encendiendo
a mi caricia.

Y que las bocas del pasado
son marionetas adornadas
por los años.


2 comentarios:

Lichazul dijo...

un poema con pasión y vehemencia
esta voz hablante tiene tintes de rebeldía

me gustó mucho
felicitaciones Rodrigo

abrazos grandes y feliz feliz semana
mil gracias por las buenas vibras en el facebook

Rodrigo Ignacio Larrea dijo...

jajaja no te molestes... Es de lo peor que he escrito y el boton de borrar del blog esta malo. Pero gracias por pasarte querida!