29 de diciembre de 2009

Tirana de la Memoria

"Rosa rubicundior, lilio candidior. Omnibus formosior, semper in te glorior!"
Me agrada.
Me motiva.
Me calma.

Me atrae, arrastra y absorbe
Hacia lo oscuro de mi emoción
poco examinada, poco alcanzada
pulida en décadas de abstracciones.

Con la nota de la eventualidad
se auto concibe, torpe y sin forma.
Incluso arrastrada si no tiene rumbo
o si la vieja materia no la abandona.

Nace y crece desde tu sangre
si el timbre calza con tu locura.
Ves que el silencio no atenúa,
sino de su espera nace su ruta.

Te me invade, oh te atraviesa.
Te distingue amigo o enemigo.
Así es la tirana de la memoria,
música de muertos o de vivos.



Si tengo cita para tu escuela
déjame entrar, abre tus puertas,
pero si tu ausencia hiere mi armonía,
te pido ¡Canta mi vida entera!

1 comentario:

Cazuela el escéptico dijo...

La cuarta estrofa es por lejos la mejor de todo el poema, maestro. Tiene un ritmo y una rima a toda raja, y es bastante original.

Eso sí, te recomiendo que por favor cambies el color de la letra (siguiendo los consejos de J'Lo...) porque se hace muy difícil leer tus escritos con fondo negro y letra gris.

Overall (de -7 a 7): ¡Filete de primer corte! (4 estrellas)